¿Están de moda los mayores de 60 años?

Así es, por lo menos los actores y actrices. Muchos de los que se sentían prejubilados con anticipación porque no les caía ni un papelito, resulta que tienen más trabajo que nunca.

¿Quién le iba a decir a Kirk Douglas que iba a subirse al escenario con 92 años? Pues ahí le tienen sin perder comba ni texto.

Tampoco puso mala cara Harrison Ford que con 66 años se prestó de nuevo a seguir con las aventuras de Indiana Jones. Fue tal el éxito que nadie duda que habrá secuela.

Jane Fonda, dedicada durante mucho tiempo a sus libros y videos de gimnasia, ha aceptado con 71 años regresar a Broadway. Competirá por un premio Tony con Dianne Wiest (de 60 años) y Joan Allen, que sólo tiene 52. ¡Ah, y no se pierdan el estreno en Nueva York de Angela Lansbury a sus 83 primaveras!

También en Londres han crecido los papeles para intérpretes que han seguido cumpliendo lustros aun cuando hayan estado retirados durante más años de los que esperaban. Esa genial actriz de 74 años, Judi Dench se atreverá con Madame de Sade.

La comedia Las chicas del calendario sobre un grupo de jubiladas: Helen Mirren, de 64 años, y otras actrices, por el estilo, se lanzaran a buscar fondos para el hospital del pueblo.

Y si no hay papeles para el teatro, hay series para la televisión en la que muchos de nuestros grandes actores, como Sally Field, quien en su papel de madre en Cinco hermanos, conquistó un nuevo Emmy y defiende su trabajo diciendo: «Soy lo que soy. Y ser una actriz joven ya no es una opción así que soy una actriz madura. Y espero seguirlo siendo como todas las mujeres que envejecen trabajando».

Así ocurre también en la segunda temporada de la serie Daños y perjuicios, en la que desempeñan buenas interpretaciones Glenn Close, 61 años y William Hurt, rondando los 60.

No hay que cruzar el charco para ver la revolución de los mayores. María Galiana, quien comenzó su carrera en el cine a los 50 años, interpreta junto a Rosario Pardo la obra de teatro Fugadas, cumplidos los 84 años, y sigue ejerciendo de madre, abuela y suegra en la serie de TVE, Cuéntame.

Tampoco le van a la zaga José Sacristán, 72 años y Héctor Alterio de 80, enrolados en la obra de teatro Dos menos, quienes no sólo han cosechado éxito en sus representaciones, sino en el placer de conjugar arte y amistad.

Lo dicho: la gente mayor está de moda y, además, pide paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *