Entrar en una nueva dimensión

Introducción

Otra dimensión, como suena. Porque hay que aceptar que cuando se alcanzan los 60 años, la gente joven ya lleva mirándole a uno de otra manera desde una década antes, salvo excepciones.

Quince años tiene mi amor, ¿lo recuerda? Años sesenta, el Dúo Dinámico: «Esta chiquilla tan divina y colosal» —hoy en día nadie sabe si lo es tanto— sigue fascinada y bailando el rock a la menor oportunidad. Esa chiquilla de entonces —«No tiene igual y cuando baila es sensacional»— ha cumplido 60 años. Ella también.

Es una más de los hoy sesentañeros, hombres y mujeres, que se las tuvieron que arreglar para vivir en libertad cargando con una educación conservadora, autoritaria y ñoña. Cuando a los treinta y tantos pudieron votar por primera vez, sólo los utópicos podían soñar todos los cambios por venir en el país, en la sociedad y en ellos mismos. Pero ninguno se imaginó con sesenta años cumplidos y el mundo por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *